Proyecto

«Adieu, adieu, adieu! Remember me.»

Hamlet, Acto I, Escena 5

Fuimos una sala de teatro que estuvo MUY bien. Para empezar, no abríamos cada fin de semana. Solo cuando encontrábamos algo que creíamos que tenías que ver. Prometimos sorprenderte siempre que vinieras. El idioma era lo de menos, porque nuestros artistas no partían de textos escritos sino de ideas. La danza era su mejor herramienta pero también echaban mano del gesto, la música, la tecnología y cualquier objeto que no esperaras ver en un escenario. Lo hacían de forma siempre personal y nueva. Jugando al todo o nada. Y casi siempre ganaban. Aunque el escenario era amplio, en la grada solo cabían 120 personas, y en vez de asientos teníamos bancos con cojines para estar más juntos. Era como ir a un club, pero mejor. El Señor Lee decía que nuestra programación era sexy. La verdad es que éramos bastante guapos. Pero sobre todo nos apasionaba lo que hacíamos. Y nuestra mayor obsesión era hacer que a ti también te gustara. Porque el teatro es un lugar de encuentro. Si no no funciona. Advertencia: en esta web no encontrarás sinopsis de esas que explican historias. A lo mejor cuando viniste te costó explicar lo que viste.Y eso era lo que más te gustaba.

Hiroshima
Escena independiente internacional

Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima
Sala Hiroshima

Hiroshima supuso un punto de encuentro entre un público inquieto y curioso y el colectivo artístico.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!