MÚSICA – ESP / VENEZUELA / ARG  – 75’ aprox. – text

Seward es un colectivo de acción sonora, canción libre y performance en perpetuo movimiento hacia adelante. Uncut Magazine dice que Seward tocan “combustible avant-folk anarchy”, Kristian Davis-Downs confiesa que “no había visto nada tan impactante como un concierto de Seward en 15 años como Director de Operaciones al frente de Beggars Group [XL-Matador-4AD-Rough Trade]”. En Mondosonoro les describen en directo como “geniales, efervescentes, potentísimos y chalados, inclasificables y contagiosos, mágicos, únicos, encantadores… Siempre se queda uno con ganas de más”. Rockdelux reseña su último disco como “un apasionante viaje emocional y espiritual alrededor de las músicas populares”.

Percusiones tradicionales y baterías experimentales, un banjo con distorsión y efectos, una voz con muchas personalidades, guitarras eléctricas, extractos manipulados de discursos, conversaciones y películas, artefactos sonoros, grabaciones de campo, un contrabajo y, en ocasiones, hasta una sección de vientos libres… En siete años de trayectoria, Seward han reafirmado su sello único y sus dinámicas siempre cambiantes editando cuatro discos de su particular colección HOME, firmando con Foehn Records en España y con Naim Records en Europa y tocando en escenarios muy distintos, como Paradiso Amsterdam, La Pedrera, Knust Hamburg, Palau de la Música, Auditori, Matadero; así como en festivales como Vive Latino en México, Pohoda en Eslovaquia, The Great Escape en UK, Sziget en Hungría o Cruilla, BAM o PS en España.

“There is life in Seward’s music, a humanity that most bands find near-impossible to weave into their music” 

Joe Sparrow, A New Band A Day

«Una amiga psicóloga dice que los músicos solo tocamos por ego, pero yo toco para los demás», perjura Galante. «La música es un bien común: sirve para generar un momento de reflexión, conocerte a ti mismo, crecer, aprender… Es un camino muy lento que la industria musical ha acelerado tanto que lo ha despersonalizado. Por eso hay que recuperar esa idea de hace más de cien años, cuando el músico era un miembro más de la sociedad». La música de Seward nace de una discusión musical constante, ya que sus integrantes se conocieron en sesiones de improvisación en la sala Jamboree. Pero sale más a cuenta indagar en sus intenciones creativas que en los ingredientes que la componen. «Nos gusta jugar con las dinámicas de la música clásica porque abarcan una mayor amplitud que el pop y así, por pura cuestión matemática, te expones a más emociones», calcula Galante. Se dice que su propuesta es exigente y hasta abrumadora. Ellos lo ven al revés: «Son las barreras culturales impuestas por la tradición las que impiden conectar con músicas más inusuales». Incluso apuntan a una homogeneización invisible: «Todos leemos los mismos libros, vemos las mismas series de televisión, comemos la misma comida, vivimos las mismas experiencias y por eso acabamos haciendo todos la misma música». Seward no quieren ser virtuosos instrumentistas herméticos, pero creen que la predisposición del espectador a experimentar algo único en un concierto «también es muy importante». Por eso, Galante casi prefiere «que la gente se vaya del concierto, que me tiren una silla, que bailen, rían o lloren» a que no sientan nada. «Los músicos debemos saber explicar que somos el medio, no el foco que provoca esas experiencias. Todos los que estamos en la sala formamos parte de lo que ocurra ahí», dice. Y maldice esa «distancia cada vez mayor respecto al público que ha convertido al artista en una especie de dios que está ahí arriba».«Un concierto es una experiencia física, pero seguimos viviendo la música en un formato que ya tiene 60 o 70 años y que ya no nos transmite lo mismo», lamenta. «Estamos tan acostumbrados a eso que se ha degradado el valor de la experiencia», añade Schvarzman. A mediados de 2017, Seward publicarán su quinto álbum, WE PREFER TO, grabado íntegramente en Denton, Texas, y producido por Scott Solter (St. Vincent, Mountain Goats, Dirty Projectors…) y Matt Pence (Midlake, John Grant…). Un trabajo sin precedentes que se anuncia impredecible, arrollador, íntimo… Adjetivos comunes a Seward desde el primer día que se subieron juntos a un escenario.

Nando Cruz en El Periódico


Voz, banjo y guitarras: Adriano Galante
Batería, sintetizadores y percusiones: Juan R. Berbín
Guitarra, electrónica y artefactos sonoros: Pablo Schvzarman




ENTRADAS

[ecs-list-events cat=’Seward’ venue=’true’ ]

ENTRADAS

TE RECOMENDAMOS…