ORO – DANZA – Brasil – Argentina – España – 45text

Cuerpo, boca, morder, lengua, lenguaje, palabras, verbos, acciones.
Morder la Lengua tiene como eje fundamental la tensión entre diferentes planos del lenguaje. Abrir intervalos entre significado y significante a través de relaciones inusitadas entre gestos y palabras. Interrogar las posibilidades de expresión y comunicación y reflexionar acerca de la alteridad: ¿qué se transmite de un cuerpo a otro?
Anna Rubirola
Ha trabajado como intérprete en diversas compañías catalanas y extranjeras. Entre sus creaciones están Coristes (con Maria Montseny, 2011) y Dia Zero (2012). Colabora con Cecília Colacrai y Mireia de Querol en BIG Bouncers. Imparte cursos de danza contemporánea en diversas instituciones. www.annarubirola.wordpress.com
Cecilia Colacrai
Bailarina, creadora independiente y profesora de danza contemporánea. Trabaja con diversas compañías. Entre sus creaciones están Gira (con Jorge Albuerne, 2007), Azul como uma laranja (con João Lima, 2009) y Sola? (2005). www.ceciliacolacrai.com
João Lima
Performer, coreógrafo y profesor en diversas instituciones. Entre sus creaciones están Noturno (2003), Involuntariamente (con Vitor Roriz y Sofia Dias, 2007), O Outro do Outro (2010), e Ilusionistas (Premio Klauss Vianna 2011). www.joaolima.info.


Creación: Cecilia Colacrai, Anna Rubirola y João Lima
Interpretación: Cecilia Colacrai y João Lima
Dirección artística y dramaturgia:João Lima
Colaboración a los textos:Pablo Colacrai
Diseño de sonido:Andy Poole
Diseño de luces:Joana Serra
Fotos y videos:Tristan Pérez-Martín
Producción:Urra Criações
Residencias: La Visiva, La Caldera, Centre Civic La Barceloneta i L’Estruch



Juego de todo o nada
Juego de todo o nada, vice-versa, verso, verso-reverso.
¿Qué quiere decir 1, 2, inicio? ¿Qué es mano, brazos, piernas, caminar, saltar, sacudir, correr, respirar, girar, caer?
¿Cuantas cosas una cosa es? ¿Una, dos, muchas? ¿Una palabra, dos, muchas? ¿Un, dos, muchos gestos?
Muchas palabras y muchos gestos. Una palabra y muchos gestos. ¿Un gesto, muchas palabras? ¿Y vice-versa, verso-reverso?
¿Cuantas palabras caben en un gesto? ¿Una, dos, muchas? ¿Cuál es el verso y el reverso de la palabra, y del gesto? ¿Cuál es el gesto de la palabra, y vice-versa, verso-reverso? ¿Cuál es la palabra del gesto?
Una cosa es muchas. Muchas otras cosas espantosamente extrañas y extrañamente espantosas. Es lo que es, y es lo que no es– otra cosa. No es solo una, o la otra cosa. Es una y otra cosa. Es dos y es muchas cosas, todas al mismo tiempo en una sola.
Las palabras y los gestos son cosas: muchas y muchas otras cosas en una sola.
A cada palabra y a cada gesto se da un nuevo inicio, otra partida, otro lugar, pues cada palabra y cada gesto se mueve.
Cada nuevo inicio suspende y empuja la palabra que fue antes y el gesto nuevo que seguirá. ¿Y qué seguirá?
Los gestos, como las palabras, se muerden, comen, degustan, poseen, mastican, asimilan, alimentan, digieren, debaten, escupen, expurgan, lanzan al aire, se vacían y se pierden.
Una vez dichas y hechas, palabras y gestos no son más palabras, no son más gestos. Palabras, como gestos, no son más cuerpo.
No se aproximan, no se alejan, no se tocan, no se extrañan ni se entrañan, no hablan, no se articulan, no están por debajo, ni van más allá, no matan, ni mueren.
Son de otro orden y de otro sistema.
Hacia donde fueron son aire, color, luz, silencio.
En Morder la Lengua imagino que es así el avance del juego de palabra, gesto y cuerpo en escena: una, dos, muchas cosas abriéndose, doblando y desdoblando, revolviéndose sobre si (y resolviendo a sí mismas), contrayendo y expandiendo, acelerando y retardando, sorprendiéndose e imaginando en dirección a otras y otros – otras palabras y otros movimientos, cuerpos, lugares, novedades.
Los gestos, como las palabras, abren tiempo y espacio, y vice-versa, verso-reverso.
El medio tiempo y el medio espacio de la palabra al gesto, y del gesto a la palabra, es un lugar de fricción, conflicto, resistencia.
Un lugar de los muchos lugares del recorrido cruzado en el plano coreográfico.
Ese tiempo y ese espacio que está entre es también pretexto para hacer hablar, para hacer bailar – por lo tanto, para hacer dialogar.
El lugar entre, es un lugar de placer de los cuerpos.
Ahí una o dos cosas esenciales (para Morder la Lengua):
1- el fallo como intervalo que existe en medio entre una, dos y muchas cosas; 2- el tiempo y el espacio que está entre lo dicho y lo no-dicho, entre lo que se habla y lo que se calla, entre lo dicho y hecho, entre lo que se muestra y oculta, entre lleno y vacío, entre lo que se gana y lo que se pierde, entre vice-versa y verso-reverso, entre el todo y la nada.
Fin. Otro juego puede comenzar.
*Andreia Dias Marques es doctoranda en Estudios Performativos en la Universidad de Coimbra, Portugal.


Con el apoyo de Iberescena y Premio Klauss Vianna.


ENTRADAS

Las entradas estarán disponibles a partir de septiembre. Disculpen las molestias

TE RECOMENDAMOS…